mantenimiento de un coche eléctrico

Mantenimiento de un coche eléctrico; ¿cuánto cuesta?

¿Sabes lo que te puede costar el mantenimiento de un coche eléctrico? ¿En qué se parece la mecánica de un coche convencional de gasolina o diésel a la mecánica de un BEV (Battery Electric Vehicle)? ¿Los talleres de los coches eléctricos son los mismos que los talleres de los coches tradicionales? ¿Los mecánicos se tendrán que formar y reciclar para poder dar servicio a los nuevos vehículos eléctricos, o surgirán profesionales nuevos, especializados en movilidad eléctrica, programación informática e internet de las cosas?

Es posible que, si te estás planteando la compra de un vehículo eléctrico, te hayas interesado por algunas de las anteriores cuestiones, y que el coste de mantenimiento, en particular, sea una variable de bastante peso en tu decisión de compra. Al fin y al cabo, el coste de las revisiones es algo que siempre ha preocupado al comprador de un automóvil, así como la calidad del servicio postventa de las marcas. Cuando te compras un coche de gasolina o diésel, están bastante claros los calendarios de mantenimiento, así como lo que sufre el bolsillo en cada una de las revisiones, pero existe mucho desconocimiento al respecto cuando se trata de un vehículo full-electric.

A priori, uno podría pensar que el mantenimiento de un coche eléctrico tendrá un coste superior, por tratarse de vehículos con mecánicas nuevas, misteriosas y modernas, en las que se requiere de mano de obra especializada, ¿no? Tampoco sería descabellado asumir que los coches eléctricos disponen de muchos más componentes electrónicos, necesarios para una gestión inteligente de sus baterías, para conectar los vehículos entre sí a través de internet o para disponer de información sobre las redes de recarga disponibles. ¿Cuántos kilómetros podré recorrer? ¿Qué puntos de recarga tengo al alcance, en función del nivel de batería restante? ¿Cuál es el recorrido óptimo que me permite llegar del punto A al punto B, sin quedarme sin batería y teniendo siempre un cargador dentro de mi radio de acción?

La sorpresa sobre el mantenimiento de un coche eléctrico

Ahora olvida todas las ideas preconcebidas que tenías sobre los coches eléctricos, porque resulta que estos vehículos están compuestos de muchas menos partes móviles que los coches de gasolina o diésel. Un motor eléctrico está conformado por no más de una docena de piezas, mientras un motor de combustión se compone de cientos de piezas. En un BEV no hace falta sistema de alimentación de combustible, ni circuito de refrigeración. No hay pistones, ni cilindros, ni mangueras, ni válvulas, ni bujías, ni bombas de agua, ni filtros de aire o aceite, ni radiadores. Por estas razones, los coches eléctricos son mucho más fáciles de fabricar y mantener, porque requieren de mucha menos mano de obra. Y, sobre el papel, el coste de fabricación es menor que el de los coches alimentados por combustibles fósiles.

Precisamente, por esta menor necesidad de mano de obra, los trabajadores de las fábricas empiezan a sentir la amenaza de la robotización de las cadenas de montaje, porque un coche eléctrico es mucho más susceptible de ser ensamblado enteramente por una máquina robótica, al no requerir de la destreza humana que sí precisa el montaje de un motor de combustión.

Y una de las principales ventajas de contar con muchas menos partes móviles (además de la sencillez de su montaje), es que no existe desgaste, ni deterioro. En un motor de gasolina, muchas de sus partes móviles están en contacto las unas con las otras, por lo que periódicamente hay que revisar, mantener y reemplazar las piezas que estén desgastadas, pero en un motor eléctrico, simplemente no hay lugar para dicho deterioro. Además, las pocas partes móviles que tiene un coche eléctrico, son muy fáciles de cambiar, porque todos sus elementos mecánicos son más accesibles y sencillos de manipular.

Fíjate, por ejemplo, en la siguiente imagen. Se trata del chasis de un Tesla Model S.

mantenimiento de un coche eléctrico

Las dos piezas pequeñas de color rojo son sus correspondientes motores (delantero y trasero), sin mayor complejidad mecánica. El resto que puedes ver en la imagen son las suspensiones, pero lo demás es todo chasis. Dado que los motores eléctricos son mucho más contenidos en tamaño, existe mayor espacio en el habitáculo para sus ocupantes y su equipaje, además de mucho espacio en la parte inferior de los vehículos para alojar las baterías.

¿Empiezas a convencerte de que el mantenimiento de un coche eléctrico es, a priori, menos complejo, por lo que también debiera ser más económico que el mantenimiento de los coches tradicionales?

Menos gasto en mantenimiento y conservación de frenos

Una de las funciones con la que cuentan muchos modelos de vehículo eléctrico son los frenos regenerativos, una tecnología heredada directamente de la Fórmula 1. En dicha competición se desarrolló un dispositivo que permite aprovechar la frenada de los monoplazas, transformando la energía cinética en energía eléctrica, que se emplea en carrera para alimentar un motor eléctrico y dar a los vehículos un empuje extra. En Fórmula 1 este sistema se llama KERS.

En la práctica, trasladando esta tecnología a los coches eléctricos de calle, éstos frenan sin hacer tanto uso de los discos de freno, porque emplean un sistema similar al KERS que retiene el coche y almacena la energía disipada durante la frenada. Es decir, no solamente gastas menos las pastillas de freno y los discos, sino que además recargas la batería del coche. Y si utilizas menos los frenos, el coste de mantenimiento se reduce.

Talles mucho más limpios y sostenibles

Respondiendo a otra de las preguntas planteadas al principio de este artículo, es probable que los talleres a los que llevemos nuestros coches eléctricos sí sean los mismos que los de siempre, principalmente porque la mayoría de las marcas tendrán en su gama modelos tanto de gasolina y diésel como híbridos y full-electric. La excepción, por supuesto, es la de las marcas que solamente fabrican coches eléctricos, como es el caso de Tesla, o Rimac. Los talleres de estas marcas se parecen más a un laboratorio que a un taller mecánico, puesto que la ausencia total de grasa y suciedad es notable.

Ahora bien, en el futuro no muy lejano, todas las marcas dejarán de fabricar vehículos de gasolina y diésel, por lo que todos los talleres serán completamente limpios y sostenibles.

Electrónica y conectividad

Lo que sí evidente es que los mecánicos tradicionales deben empezar a reciclarse, ampliando sus conocimientos en los ámbitos de la programación informática, la electrónica y la conectividad a internet. Esto se debe a que los coches están cada vez más conectados al internet de las cosas, y sus sistemas están dotados de inteligencia artificial que les permite conducir de manera autónoma o semi-autónoma. Estos ecosistemas tecnológicos requieren de manos expertas llegado el momento de pasar por el taller para una puesta a punto.

Curiosamente, la actualización de ciertos sistemas de los coches de Tesla, se realiza de manera remota, del mismo modo que se actualizan los teléfonos móviles. Esto quiere decir que, para la realización de determinados trabajos de mantenimiento preventivo o correctivo, ni siquiera hará falta acercarse a un taller mecánico, porque todo lo hará el propio coche, a través de internet.

Mantenimiento de un coche eléctrico: atención especial a la batería

La batería de los coches eléctricos merece especial atención, porque seguramente sea el elemento individual más caro de todo el vehículo. Aunque estas baterías son muy modernas y, en teoría, sufren un deterioro mínimo, es probable que con el paso de los años suceda lo mismo que con los ordenadores portátiles o los teléfonos móviles: perderán capacidad y rrendirán menos, por lo que habrá que cargarlos con más frecuencia.

Dicho esto, el precio de las baterías desciende año a año; ¿a qué esperas entonces para dar el salto a la movilidad eléctrica?

Por último, si precisas de más información sobre cualquier aspecto relacionado con coches eléctricos y puntos de recarga, dirígete a nosotros con toda confianza a través de nuestra sección de contacto.