autonomía de los coches eléctricos

Autonomía de los coches eléctricos; ¿es suficiente?

Típicamente, los detractores de los coches eléctricos acostumbran a utilizar como arma arrojadiza el argumento de la autonomía; “con mi coche diésel puedo recorrer 800 kilómetros sin repostar” es una frase muy manida y que, en teoría, refleja una realidad bastante inapelable. Es cierto que la autonomía de los coches eléctricos todavía queda lejos de los 800 kilómetros, ahora bien, ¿cuántos de nosotros necesitamos poder circular tanta distancia sin repostar?

Aunque la mayoría de las personas sí realiza algún gran viaje a lo largo del año (durante los períodos de vacaciones, principalmente), lo cierto es que casi todos los desplazamientos que hacemos en coche son urbanos o de media distancia, para los que no se precisa de una gran autonomía. Lo normal es que el 99% del tiempo, utilicemos el coche para desplazarnos hasta el trabajo diariamente, o para llevar y traer a los niños del colegio. ¿Quién necesita poder recorrer 1.000 kilómetros sin detenerse?

A la vista de los elevados precios de la gasolina y el diésel, ¿tendría más sentido alquilar un coche diésel un par de veces al año, solamente cuando necesitáramos viajar grandes distancias? De nuevo, ésta parece una idea lógica, pero también deberíamos preguntarnos lo siguiente: ¿quién conduce 1.000 kilómetros sin detenerse, aunque pueda hacerlo? La prudencia siempre nos obligará a detenernos cada dos horas como mínimo, para estirar las piernas y despejarnos, momento en el que, si condujéramos un vehículo eléctrico, podríamos aprovechar para recargar las baterías.

A la vista de lo anterior, los argumentos de los “petrol heads” (expresión inglesa, “cabezas de gasolina”, que se emplea para referirse a los forofos de los coches de diésel y gasolina) empiezan a perder peso, y seguirán haciéndolo conforme la autonomía de los coches eléctricos siga aumentando.

Autonomía de los coches eléctricos; algunos modelos interesantes

 

Uno de los modelos más interesantes quizás sea el Hyundai Kona, que presume de una autonomía de 482 kilómetros. ¿De verdad que no son suficientes casi 500 kilómetros? Esta autonomía permite circular desde Madrid a Alicante (por ejemplo) sin necesidad de recargar, pero lo más habitual es que hagamos desplazamientos diarios mucho más cortos, con lo que podríamos tener que recargar solamente una vez por semana. Disponiendo de un cargador en casa, o en nuestro lugar de trabajo, tendríamos perfectamente atendidas nuestras necesidades de movilidad. Nos desplazaríamos siempre de un modo sostenible y jamás tendríamos que volver a pisar una gasolinera.

Otros modelos interesantes son el Kia Niro (454 kilómetros de autonomía), el Opel Ampera-e (415 kilómetros) o el Nissan Leaf (378 kilómetros). Si lo tuyo son los modelos más lujosos, marcas como Audi, BMW, Mercedes o Tesla también están empezando a ofrecer vehículos eléctricos con autonomías considerables y más que suficientes para lo que se considera un uso normal.

Te recomendamos que leas nuestro post sobre los vehículos eléctricos más vendidos en 2018.

Lo mejor de todo es que la tecnología de las baterías que alimentan este tipo de vehículos está en constante evolución, por lo que en los próximos años veremos como la autonomía de los coches eléctricos aumenta drásticamente, dejando completamente sin argumentos a los defensores del diésel.

En definitiva, ya existen en el mercado vehículos eléctricos que han hecho desaparecer la temida “ansiedad de autonomía” que sufrían antes sus conductores. Ya no hay miedo a quedarse sin batería, porque siempre podremos alcanzar el siguiente punto de recarga.

Por supuesto, la red de recarga para el vehículo eléctrico tiene que incrementar y mejorar, una labor a la que estamos totalmente entregados en Cargacoches. Si eres un particular, representas a una comunidad de propietarios o regentas un negocio, es el momento de plantearte la instalación de un cargador para vehículo eléctrico; ¿a qué estás esperando para ponerte en contacto con nosotros?